¿Existen Físicamente los Canales o Meridianos?

Todos conocemos la clásica teoría de la MTC que explica el funcionamiento de la acupuntura
por medio del Qi (para los occidentales traducido como “energía”) que fluye a través del
cuerpo por medio de los canales o meridianos de acupuntura, los cuales están conectados con
los órganos internos y son accesibles mediante los puntos de acupuntura.
Pero, ¿existen realmente los canales o meridianos de acupuntura? Es una pregunta que todos
nos hemos formulado alguna vez. Exponemos aquí una de las teorías científico-oficialistas más
reconocidas por el gran público (no así por la comunidad científica) sobre la existencia física de
los canales de acupuntura.

Los Conductos Bong-han o Sistema Primovascular Según comenta Byoung-soon Kim en su libro “La bala plateada”, basado en el método KOSA (Korean Orthodox Saahm Acupuncture)

A principios de la década de los 60 del S. XX, el cirujano e investigador norcoreano Bong-han Kim, publicó una serie de Tesis llamadas “Los conductos de Bong-han y el huevo de la vida”, donde confirmaba la existencia de “un sistema de agrupaciones de estructuras tubulares independientes de los vasos sanguíneos y de los sistemas linfático y nervioso, que recuerdan al recorrido de los meridianos”.

Los Conductos Bong-han y la embriología

El mismo estudio indicaba que el Dr. Kim creía que estos conductos controlaban la formación embrionaria y el crecimiento físico ya que contendrían la información necesaria para crear la simetría bilateral y el desarrollo de órganos internos y que sería lo primero que se formaría tras la entrada del espermatozoide en el óvulo y antes de la primera división celular. De esta manera revolucionará la relación entre la MTC y la embriología. Otros autores e investigadores han desarrollado estas ideas, como por ejemplo el Doctor Daniel Keown en su libro “La Chispa de la Máquina” o el Doctor Charles Shang en sus estudios sobre embriología y los Conductos de Bong-han. En estos últimos se indica que hay una gran similitud fisiológica entre los puntos de acupuntura y los centros de organización o control embrionario y que los primeros serían los puntos de acceso para coordinar la información y conseguir la homeostasis. Y que “Los conductos pueden ser la manera conveniente de activar determinadas células adultas”. Esto encaja perfectamente con la idea de que la estimulación mediante agujas de los puntos de acupuntura (que tienen una menor resistencia eléctrica que otros puntos adyacentes), provoque ciertas reacciones, procesos a nivel bioquímico y fisiológico, estímulos nerviosos y transmisión de impulsos al eje hipotálamo – hipófisis de forma que se obtiene un efecto beneficioso en el paciente

Otros Estudios

En 2005 una investigación del Instituto Internacional de Biofísica de Alemania comprobó que era posible realizar una “fotografía” de los meridianos de acupuntura mediante el uso de cámaras termográficas de radiación infrarroja. Para realizar estos estudios aplicaban agujas de acupuntura o moxibustión en los puntos de acupuntura para “activar” el recorrido del canal. Estudios Posteriores, como por ejemplo el realizado en 2007 por el equipo coreano liderado por el Doctor Kwang-sup Soh, volvieron a observar, con microscopios electrónicos de gran magnitud, estas “estructuras en forma de hilos microscópicos cuyos trayectos coinciden con los canales de la acupuntura tradicional”. Y añade: “contienen un líquido que fluye y que es rico en ácido hialurónico, pequeños gránulos de ADN, hormonas”. Otro extracto de este estudio afirma de forma muy tajante “Los canales de acupuntura ya no son algo imaginario sino estructuras anatómicas específicas, que hasta ahora, no han sido reconocidas por las teorías actuales de anatomía. Estos canales se han encontrado en el interior de los vasos sanguíneos y linfáticos, formando una intrincada red con los órganos internos”.

Conclusión

Lo único de lo que podemos tener certeza, a falta de nuevas investigaciones, es que Bong-han Kim, creador de la teoría de los conductos que llevan su nombre, desapareció misteriosamente en Pyongyang en 1966, tras el cierre del instituto de investigación Kyung-Rak y un año después de presentar su teoría del Huevo de la Vida, sin ver concluidos sus estudios y dejando tras de sí un halo de misterio tan sorprendente como su teoría


Experto en MTC