El símbolo por antonomasia del Taoísmo es el Taijitu

Representa la dualidad del Yin y el Yang y el Taiji (principio generador de todas las cosas). Hay varias versiones históricas del Taijitu, pero la que ha llegado hasta nuestros días (Xian Tian Tai Ji Tu) se popularizó a través de los pensadores de la dinastía Song (S. XII d.C.), en especial Zhu Xi.

Zhu Xi, fue un erudito, poeta, escritor, filósofo e historiador de la dinastía Song y que curiosamente no era Taoísta, sino Neoconfucionista y que reconstruyo la Bai Lu Dong Shu Yuan (Academia de la cueva del ciervo blanco), una de las más importantes de la antigua China. También ha pasado a la historia como el codificador del canon confucionista de textos clásicos, el Si Shu (los Cuatro Libros) y el Wu Jing (los Cinco Clásicos).

 

¿Pero, qué significa realmente el Taijitu?

Si analizamos el término en sí, significa “el dibujo o figura del principio generador de todas las cosas” (Taiji: Principio generador de todas las cosas; Tu: diagrama, dibujo o figura),  pero en realidad este no sería el origen de todo, sino que existiría un anterior estado primigenio y no diferenciado del universo denominado Wuji, un concepto que a menudo se representa como un círculo vacío y que se puede traducir literalmente como la “no polaridad”, transmitiendo así la idea de que antes de este estado “las cosas” no existían en el vacío primordial (el Wuji) ninguna naturaleza bipolar (Yin o Yang), sino que realmente esa bipolaridad nacería con el Taiji.

Este concepto del Taiji no difiere en absoluto del modelo cosmológico sobre la creación del universo más aceptado hoy en día, el del Big Bang, una gran explosión de energía desarrollada a partir de un microuniverso superconcentrado energéticamente y extremadamente caliente que creó toda la materia que conocemos en nuestro universo y que se empezó a expandir en el espacio – tiempo.

Bien, ese microuniverso es el germen de nuestro universo actual, pero ¿que había antes? Muchas teorías han intentado explicar este hecho, pero a día de hoy no se ha podido comprobar ninguna, ante lo que la teoría más aceptada es que no había nada, el vacío absoluto, la no existencia.

El estado Primigenio

Como dijo el físico teórico, cosmólogo y autor británico Stephen Hawking, “lo que existía antes de esa gran explosión era… básicamente… nada.” A lo que se refiere, es que nada de lo que pudo existir antes del comienzo del universo, tal cual lo conocemos, tiene algo que ver con lo que vino después, de manera que todo lo que existía no puede estar contemplado en ninguna teoría que formulemos para explicar nuestras observaciones. Para Hawking, en el momento del Big Bang, el universo era una singularidad, en el que todas las leyes de la física dejarían de aplicar, lo mismo que para el momento del Wuji.

Recapitulando, tenemos un estado primigenio (Wuji) que podríamos llamar de vacío absoluto, donde nada existe, de este estado surge el Taiji (principio generador de todo) y  el “Taijitu”, que no es sino la representación iconográfica de ese estado de “no vacío” que es el principio generador de todas las cosas y del que surgen las dos energía que lo rigen todo (el Yin y el Yang), para terminar conformando los 10.000 seres (todo lo que existe).

El Yin (representado en el Taijitu con el color negro) y el Yang (representado por el color blanco) tienen unas reglas fijas que los definen e interrelacionan y que como veremos están todas especificadas en este símbolo.

Conclusión.

Podemos concluir que el Taijitu es el símbolo taoísta por excelencia, que explica la creación del universo, la forma de interconectar materia con energía y define las reglas de dependencia del Yin y el Yang, o por decirlo de otra forma la manera en que se expresa la dualidad existente en el universo, no puede haber frío sin calor, no puede haber día sin noche, no puede haber alegría sin tristeza, no puede haber salud sin enfermedad.

Experto en MTC