Concepto Taoísta Vs Concepto Confucionista, 2 filosofías de vida

El Concepto Taoísta Vs Concepto Confucionista son las dos principales y más importantes corrientes filosóficas (a parte del Budismo que sería la tercera en discordia) que nutren la práctica de la MTC son el Taoísmo y el Confucionismo, aún hoy en día 2 de las religiones – filosofías más practicadas en Asia.

Si bien en un principio parecen completamente opuestas, en realidad parecen entrelazar las mismas metodologías del pensamiento humano con respecto al todo, lo que nos llevaría a ciertos códigos de conducta definidos, el más importante de ellos el concepto de crecimiento personal, y observancia del “recto camino”.

Confucionismo

El confucionismo, formulado por Confucio, se centra en el aspecto social del hombre y su vida cotidiana, “la filosofía es inherente a la criatura social que tiene la capacidad de ser buena”, es decir, uno se convierte en un ser superior si se comporta como la sociedad espera de él, para mantenerse en armonía con la misma. Por lo que centra el proceso de crecimiento en la relación del individuo con el resto de la sociedad y su entorno exterior inmediato. Esto se puede observar incluso en la forma de aprendizaje, ya que los escritos de Confucio se organizan en forma de diálogo entre el maestro y los alumnos.

El confucianismo ve solamente al hombre realizado en tanto ser social que ocupa un puesto y desempeña una función, no como un ser aislado. En la idea confuciana de la sociedad utópica, la jerarquía no es sólo social, sino también moral. Se centra en la vida cotidiana de las personas, en la vida terrenal y parte de la base de que el Emperador (también llamado el hijo del cielo) es el centro de todo, el enlace y mediador entre las fuerzas universales y el hombre, y todo se supedita a él.

El cosmo como algo algo armónico.

Confucio, como la mayor parte de sus contemporáneos, ven el cosmos como algo armónico que regula las estaciones, la vida animal, la vegetal y la humana y si esta armonía es trastornada, habrá graves consecuencias. Por ejemplo, en el caso de un mal gobernante que conduce a su pueblo a la ruina mediante sus actos, este mal gobierno rompe el orden natural y viola el Las leyes del Cielo.

En la China antigua, la familia no era un núcleo reducido, sino un gran clan, muchos de sus miembros vivían bajo un mismo techo, reconocían un antepasado en común y mantenían vínculos con otros grupos del mismo origen, por lo que otro elemento de gran importancia dentro del confucianismo es el culto a los antepasados, que implica la creencia de que las almas de los difuntos pueden beneficiar o castigar a su descendencia.

Una familia era una prefiguración del Estado. Así, la familia era vista como un pequeño reino con jerarquías, protocolos y métodos de gobierno, y el Estado como una gran familia en la que debe haber afectos, relaciones y obligaciones morales. En la familia, los miembros están jerarquizados mediante un complejo sistema. Para el confucianismo, el aprecio, el amor y las relaciones que había entre los miembros, debían estar definidas para cada persona, su estatus social y su estatus dentro de la propia familia.

Taoísmo

El taoísmo por su parte, mira la vida más allá de este mundo, es un movimiento universal, el que es necesario observar el “Dao” o “Tao” (el camino o la vía), que en si es una realidad mayor compuesta no solo por el hombre, sino por el universo y todo lo que el contiene. Además se centra en la relación interna del individuo consigo mismo y proclama que el crecimiento espiritual (y por tanto el crecimiento vital) se consigue mediante la armonía interior.

En el Taoísmo, formulado por Lao Tse, es el individuo el que se relaciona con todo el universo visible e invisible, con todas las fuerzas naturales, las energías, el espacio y el tiempo, la climatología, lo vivo y lo inerte, lo real y lo místico, lo concreto y lo abstracto y con el resto de seres que componen el universo. Se puede observar también en la forma de transmitir sus enseñanzas, que se basan en el estudio individual e interno de las teorías.

El universo esta sometido al cambio perpetuo.

Otra de los teoremas principales es que todo lo que vemos es fruto de la dinámica causa –  efecto. El universo y todo lo que en él existe (tanto si lo conocemos como si no) está sometido a la mutación y el cambio perpetuo, sólo aceptando estos cambios y viviendo conforme a sus reglas podemos vivir plenamente.

Según Lao Tse hay que ostentar una serie de virtudes para vivir conforme al Tao, entre las que se encuentran la piedad, la magnanimidad, la abnegación, la honestidad, la introspección, la inactividad y la enseñanza. Por otra parte y para cumplir con la infinita dualidad, hay ciertos  vicios que hemos de evitar, como puede ser la violencia, la codicia, los prejuicios y la aceptación de convencionalismos, tabúes y normas sociales sin antes averiguar si están en consonancia con el Tao.

Un principio taoísta que nos recuerda a los estoicos griegos es el concepto del “Wu Wei” (la no acción), nos invita a observar y aceptar lo que sucede a nuestro alrededor y no intentar dominarlo. El universo se rige por el Tao, que es perfecto, y está lejos de nuestro control. De este modo busca la ausencia de dominio, hemos de confiar en el Tao y dejar que siga su curso libremente. Somos nosotros los que hemos de adaptarnos a él y no al contrario,

“El sabio prefiere el Wu Wei y permanece en silencio. Todo pasa a su alrededor como por sí mismo, no siente apego por nada, ni se apropia de nada. La persona sabia existe para el Tao y sirve únicamente al Tao”

El taoísmo también ahonda en el concepto universal de libertad, proclama que el ser humano ha de vivir libre, sin ataduras, sólo de esa manera podemos vivir en armonía con el Tao y alcanzar la plenitud. Todo lo forzado es erróneo, aquello que nos cuesta, que no nace de la pasión, es erróneo; el camino del Tao es fluido, fácil, porque está en consonancia con nuestra naturaleza. Si algo nos frena, es probable que debamos replantearnos nuestras premisas, puede que caminemos en la dirección equivocada.

Experto en MTC